Alternativas al plástico

Sin categoría | 12-07-2019

Actualmente, el plástico es uno de los materiales más utilizados por la industria alimentaria para el envasado y almacenado de los alimentos. Sin embargo, se ha convertido en el enemigo número uno de la población mundial, dada a su alta acumulación y su baja tasa de reciclaje. Por ello, aunque se han implantado medidas para ser reciclados, muchos de estos materiales no pueden ser reutilizados, por lo que, dada la situación crítica en la que nos encontramos, los esfuerzos están siendo orientados hacia la reducción de su uso y no en disposiciones para su reutilización.

En base a ello y a la preocupación creciente del consumidor por esta problemática, la industria alimentaria se ha puesto manos a la obra, buscando nuevas alternativas para reducir el uso del plástico e, incluso, de sustituir este material en la medida de lo posible.

Bolsas reutilizables

Dada la cantidad de bolsas de plástico que se destinan al pesado de la fruta y la verdura en los supermercados, varias cadenas de supermercados han puesto en marcha la implantación de bolsas de malla reutilizables y resistentes, motivando al consumidor a elegir esta alternativa frente a las bolsas no reutilizables y finas que no permiten ser nuevamente aprovechadas para otras compras dada su fragilidad.

Asimismo, las principales cadenas de supermercados están introduciendo bolsas de plástico cuyo material está compuesto por hasta un 70 % de plástico reciclado, dando una segunda vida al plástico de desecho, eliminando las bolsas de plástico nuevo de las ofertadas al consumidor.

Packaging más respetuoso

Según cifras publicadas por el Foro Económico Mundial, cada año acaban en el océano hasta 13 millones de toneladas de desechos plásticos, y se ha calculado que en 2050 cabe la posibilidad de que haya más plástico que peces, amenazando la flora y la fauna de este ecosistema.

Debido a ello, las grandes empresas se han comprometido junto con la Organización de Naciones Unidas a dejar de utilizar el plástico en sus envases para el año 2025, ya que son, en gran parte, las responsables de la existencia de este residuo. De hecho, este compromiso se trataría de una medida voluntaria que se convertirá en una medida obligatoria legal en Europa en los próximos años. De esta manera, las grandes compañías están adoptando medidas como la incorporación de bioplásticos de origen vegetal 100% vegetal y la reducción del embalaje secundario.

Entre las empresas que ya han implantado estas medidas, se encuentra Heineken, quien ha eliminado el film envolvente y las anillas agrupadoras de sus latas, sustituyéndolos por cartón reciclado y un pegamento especial para unir sus latas. También se ha unido a esta iniciativa Corona, que ha propuesto una medida innovadora, lanzado unas latas “enroscables” a través de sus extremos, lo que supone la eliminación por completo el uso de las anillas “hi-cone”, tan perjudiciales para el medio ambiente.

A pesar de todo ello, el plástico es utilizado por multitud de sectores industriales, y llevar a cabo un uso y reciclaje adecuado del mismo es deber de todos, tanto a nivel de consumidor como a nivel industrial.

Por ello, desde Innofood compartimos esta preocupación y apoyamos la investigación de nuevas alternativas que permitan el desarrollo de productos más sostenibles y de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente.

¿Nos dejas tu comentario?