Oportunidades en la industria alimentaria

Sin categoría | 09-07-2018

En un mundo que se mueve a un ritmo vertiginoso, la industria alimentaria trabaja de forma constante para dar respuesta a un consumidor cada vez más exigente que tiene unas características, gustos y necesidades muy concretas. Se trata de un nuevo perfil que se encuentra con una multitud de productos y diferentes canales de compra, escenario en el que la decisión de compra se complica y en el que el marketing juega un papel fundamental. El marketing alimentario es una de las acciones más efectivas para convertir a una marca o empresa en referente.

 

¿Cuáles son las tendencias actuales a tener en cuenta?

 

La gastronomía está de moda

 

Desde hace unos años, la gastronomía está en auge y esto se observa en la gran cantidad de actividades que se desarrollan en torno a ella: programas de televisión, rutas y experiencias gastronómicas, showcooking…

Se respira una cultura gastronómica hambrienta por probar nuevos sabores, texturas, olores… En este contexto, la industria alimentaria tiene la gran oportunidad de desarrollar productos que satisfagan ese deseo que se encuentra latente en el mercado, propio de un público que entiende perfectamente que alimentarse, va más allá de suplir una necesidad fisiológica.

 

 

La cocina es tendencia y en casa, el consumidor también se atreve a experimentar y utilizar en sus recetas, nuevos ingredientes y procedimientos.  De hecho, una tendencia al alza en la industria son los kits de ingredientes “cooking kits” por los que cualquiera, sin necesidad de experiencia en la cocina, es capaz de preparar algo delicioso siguiendo unos sencillos pasos.

 

Preocupación por la alimentación saludable y sostenible

 

La industria alimentaria apuesta por la sustitución de aditivos y conservantes químicos por ingredientes naturales.  En este contexto, el claim “saludable”, se convierte en absoluto protagonista. Además, el consumidor busca productos de alimentación que sean respetuosos con el medio ambiente, con envases sostenibles,  asequibles y seguros. La apuesta de la industria pasa cada vez más por un consumo responsable y sostenible con el medioambiente.

 

Nuevos estilos de vida

 

El consumo de comida debe adaptarse a los nuevos estilos de vida, donde el tiempo y la comodidad es más que nunca fundamental. Alimentos preparados para consumir en cualquier lugar y momento y que supongan una satisfacción instantánea, sin perder de vista la salud. Los alimentos “on the go”, son productos innovadores para acelerados estilos de vida. Con ellos, se abre un amplio abanico de posibilidades para el desarrollo y formulación de nuevas alternativas alimentarias. La demanda de estos alimentos sigue en aumento y en concreto, los snacks, las comidas pequeñas y preparadas, se han convertido en productos básicos.

 

 

Además, los nuevos estilos de vida surgidos en estos últimos años (familias monoparentales, hogares unipersonales o el envejecimiento de la población) han cambiado el perfil del consumidor tipo de la industria alimentaria. La innovación en este sector comprende desde el desarrollo de nuevos productos a la mejora en la conservación y el envasado de los mismos.

 

Salud personalizada:

 

El conocimiento cada vez mayor del estado de salud lleva a los consumidores a ser más proactivos en su cuidado y por apostar por una dieta personalizada que contenga productos saludables y adaptados a necesidades concretas. Los consumidores intentan prevenir, y mejorar su salud personal a través de la alimentación.

 

 

La tendencia actual por el consumo de alimentos saludables continuará al alza y se intensificará con, por ejemplo, con menús personalizados que responderán a nuestras necesidades biológicas o intolerancias alimenticias y que podremos incluso cocinar en impresoras 3D.

 

Packaging:

 

El envase es un elemento clave a la hora de presentar el producto ante el consumidor y de captar su atención frente a los de la competencia. La imagen que queramos dar del producto es la que se debe reflejar en el envase.

 

El envase no cumple solamente la función de conservación del alimento, sino que juega un papel activo en la funcionalidad del producto. Por eso, adaptarse a las tendencias de envasado obliga a las empresas a reinventarse constantemente. La gran tendencia de mercado hoy es el “convenience”, envases que tienen en cuenta las necesidades de los distintos grupos a los que van dirigidos (niños, deportistas…)

Escrito por Inmaculada González

¿Nos dejas tu comentario?