Snacks saludables: ¿es posible?

Novedades by Innofood | 04-10-2017
Los snacks saludables, una realidad en el mercado

En la actualidad encontramos un gran oferta de productos para saciar nuestro apetito entre horas o completar nuestras comidas. ¿Es posible recurrir a snacks saludables que nos aporten nutrientes para ese picoteo entre horas? , hoy en día estamos viviendo una revolución del sector que intenta poder ofrecer productos ricos y saludables.

 

El aumento del mercado de los snacks saludables

 

Los últimos estudios indican que la oferta de estos productos ha aumentado. Una mayor preocupación por nuestra salud, los nuevos hábitos de consumo o el cuidado de la figura, han ayudado a este hecho.

Dentro de este sector, los productos saludables (con menor grasa y sal y un mayor aporte de ingredientes funcionales), vegetarianos/veganos, ecológicos o tipo gourmet son los que más han aumentado su desarrollo y ventas. Entre estos productos podemos destacar el consumo de galletas, frutos secos, así como los snacks con ingredientes obtenidos de plantas, semillas, granos o frutas.

 

¿Qué tipos de snacks saludables podemos encontrar?

 

Aunque algunos llevan tiempo utilizándose, las empresas están invirtiendo para realizar productos cada vez más innovadores y atractivos. Algunas de las tendencias que se siguen son:

 

Muesli. Este alimento es una mezcla de cereales, frutas deshidratadas y frutos secos. Para muchos es igual a llevar una dieta sana, sin embargo, su expansión en el mercado ha generado muchas mezclas con productos poco saludables (como grasas o grandes cantidades de azúcar). En general, para que sea un alimento saludable es mejor que no esté tostado, así como asegurarnos que contiene un equilibrio de sus ácidos grasos.

Barritas energéticas. Pueden ser una fuente de proteínas y fibra. Los expertos aconsejan tomar este alimento de forma ocasional y no basar la dieta en ellas. Como pasa con otros productos, es importante prestar atención a su composición para evitar la ingesta de grandes cantidades de azúcar, fructosa o grasas saturadas.

Mezclas de frutos secos. Esta opción puede ser la más recomendable para saciar el hambre entre horas. Aunque los frutos secos pueden llegar a ser demasiado calóricos, una ingesta adecuada puede aportar vitaminas, así como aceites saludables (Omega 3 y Omega 6).

Snacks de verdura, frutas o soja. Puedes encontrarlos de plátano, zanahoria, remolacha, etc. Funcionan como un tentempié que puede aliviar nuestras ganas de comer y nos aportan energía para mantenernos hasta la próxima comida. Estas chips vegetales pueden ser una fuente de vitaminas (A y C), hierro o calcio.

Tortitas de arroz. Con un consumo moderado podemos encontrar una fuente saludable de nutrientes. Sin embargo, los expertos aconsejan que su contenido puede ser excesivo sino estamos realizando una actividad física elevada.

Fruta. Aunque parece un alimento obvio para poder comerlo entre horas, el interés por él surge con su comercialización como snack saludable. La industria está consiguiendo sorprender con texturas crujientes, sin aditivos ni conservantes ni sales o azúcares añadidos.

 

Una vez más, la etiqueta es clave para saber qué estamos comiendo. El mundo del snack saludable está creciendo a un ritmo frenético. Sin embargo, no todos los productos cumplen los requisitos para poder considerarse saludable. No debemos caer en el reclamo publicitario del producto. En la información nutricional de nuestro snack saludable debe tener bajas cantidades de grasas saturadas, “trans”, azúcar o sal. Por otro lado, debe ser rico en fibra u otros nutrientes como las vitaminas.

¿Nos dejas tu comentario?